Inicio :: Historial de articulos ambientales :: Día Mundial de la Lucha contra la Desertificación y la Sequía
 Día Mundial de la Lucha contra la Desertificación y la Sequía

Día Mundial de la Lucha contra la Desertificación y la Sequía.
CICEANA/ Jardín Botánico

La desertificación es “la reducción o destrucción del potencial biológico del terrero que puede crear condiciones análogas a un desierto natural”.

Es decir, es un proceso de degradación del suelo, con una amplia variedad de actividades que lo ocasiona, por ejemplo la desaparición de vegetación natural o deforestación, la construcción de vías de comunicación, la minería, la construcción de asentamientos, el mal manejo de pozos de agua y las tierras abandonadas de cultivo, la erosión por viento, el sobrepastoreo, entre otros más. En las zonas perturbadas por estas actividades, lo primero que se observa es el aumento de la temperatura de los suelos, saturación de agua, salinización y poca materia orgánica. 

México por su ubicación geográfica, presenta don terceras partes de zonas áridas y semiáridas. Los desiertos naturales que existen en nuestro país son el Sonorense, que abarca desde Arizona y California en Estados Unidos y la mayor parte de Baja California y Sonora; el Chihuahuense que va desde Nuevo México y Texas en Estados Unidos y Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Durango, Zacatecas y San Luis Potosí; así como dos zonas desérticas pequeñas conocidas como los Valles de Metztitlán (Hidalgo y Querétaro) y el valle de Tehuacan-Cuicatlán (Puebla y Oaxaca). De hecho los desiertos mexicanos son considerados como centro de diversidad de flora xerófila, en particular de las cactáceas.

 

Desafortunadamente en estos lugares, la presión de desertificación aumenta de manera acelerada. Varios estados de la república, en particular los del norte (Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas), donde los climas son extremos, muchos pobladores, especialmente hombres, han tenido que abandonar sus antes fértiles tierras y con ellas a su familia, para buscar en otras regiones el sustento diario. Tal realidad conlleva a dificultades aún mayores, que se relacionan con el desplazamiento demográfico a las ciudades y el desempleo, entre otras.

 

Otro aspecto que llama la atención en nuestro país, es la poca capacitación para los sistemas productivos. Los daños que ha acumulado estos sistemas mal aplicados se ve reflejado en las tierras y cuencas hidrológicas, el desfase de las tierras poco productivas y mal aprovechadas. Nuestro país, de 120 millones de hectáreas dañadas y aproximadamente 90 de ellas con pérdida sustancial de productividad; más de 500,000 hectáreas son deforestadas anualmente; 400,000 hectáreas irrigadas están inservibles por salinización y más de 500 millones de toneladas de suelo se pierden anualmente en forma de azolve.

 

La pregunta queda en el aire ¿cómo resolver esta situación?. Afortunadamente el impulso de sensibilización por parte asociaciones civiles, a despertado el interés y respeto hacia la naturaleza. Un ejemplo de ello, fue el proyecto que realizó la Sociedad Mexicana de Cactología, en la región de la Cañada del estado de Oaxaca. Siendo una zona árida con todos los problemas ambientales y sociales que se han mencionado, se desarrollo un programa de rescate de plantas nativas, con la oportunidad de producir ejemplares vegetales para la reforestación y al mismo tiempo, la aplicación de un programa de educación ambiental para destacar la importancia que tiene la vegetación nativa y el respeto hacia la naturaleza. Actualmente en la región, la gente tiene una mejor producción con técnicas más eficientes, realiza sus propias reforestaciones y han sido asesores para otras comunidades cercana a la región, compartiendo su propia experiencia en pro a la conservación.

 

La realización de este tipo de proyectos dirigido a zonas áridas con algún grado de vulnerabilidad, ayudan a detener el problema de desertificación y todos podemos colaborar con un granito de arena.

 

Sabias que?..

 

En las zona áridas o desiertos mexicanos, se encuentra un 60% de plantas medicinales. Muchas de ellas desarrollan distintos principios activos, debido a las condiciones ambientales en que viven. Y varias de ellas pueden a curar enfermedades serias como la diabetes (por ejemplo el nopal) o el cáncer. Desafortunadamente, solo el 10% de las plantas medicales que existen en los desiertos mexicanos, cuentan con investigación formal y el otro 50% tiene uso local.

 


Ver más artículos

Mapa de Sitio |  Contáctanos |  Glosario |  Ligas      

Centro de Información y Comunicación Ambiental de Norte América, A. C.
5659-0509 / 5659-0511 / 5659-6024 / 5659-7657 info@ciceana.org.mx México, D.F.