Inicio :: Historial de articulos ambientales :: Carlos Linneo
 Carlos Linneo

Carlos Linneo, el hombre que clasificó a los seres vivos.
CICEANA

Desde la época antigua, en el siglo V antes de nuestra era, el filósofo griego Tales de Mileto dijo que el origen de las cosas estaba en el agua, y que a ella volvería todo al terminar su existencia

Observaba cómo ésta se convertía en hielo y en vapor, y quizás fuera por esto que pensó que el agua es la materia primaria de la que están hechas las cosas. Esta búsqueda por el origen físico del mundo, a diferencia de las explicaciones mitológicas que existían, marcó el inicio del pensamiento científico.

Después de Tales de Mileto vinieron muchos filósofos que siguieron haciendo conjeturas sobre el origen de la vida y las cosas, como Heráclito, quien afirmaba que el cambio y el movimiento son los rasgos más básicos de la naturaleza. El pensamiento filosófico que estudiaba las causas últimas y primeras, poco a poco se fue desarrollando en el quehacer científico, desmenuzando la vida y las cosas en sus partes y sus relaciones, con un conjunto de métodos y técnicas para adquirir y organizar estos conocimientos.

La observación de la naturaleza llevó a su descripción y clasificación de acuerdo a las similitudes que se fueron encontrando entre las especies. En la botánica, principalmente, debido a los usos curativos y gastronómicos de las especies, esta tarea fue trascendental.

En el siglo XVIII, un naturalista sueco y antecesor de Charles Darwin llamado Carlos Linneo, inauguró una nueva forma de nombrar y clasificar a las especies. A partir de estos sistemas, por primera vez en la historia se agrupó al ser humano dentro del reino animal, al lado de mamíferos, anfibios e insectos. Esta asociación se debió a que con sus sistema nominal pudo identificar a las especies conocidas en su momento de plantas y animales, organizándolas de acuerdo a su parentesco en géneros, que a su vez agrupó en familias, luego en clases, luego en tipos y finalmente en reinos.

La dedicación de Linneo para estudiar, nombrar, contar, comprender, clasificar y apreciar a las plantas y animales, identificando las relaciones que guardan unos con otros, dejó un legado importante para la vida moderna.

Gracias a sus hallazgos y a sus sistemas, hoy sabemos lo importante que es distinguir una especie de otra, y por lo tanto conocer las características de las plantas y animales a las que les vamos a dar algún uso, pues el éxito que obtengamos de ellos dependerá en gran medida de que usemos las especies adecuadas.

Las sociedades contemporáneas hoy contamos con el sistema de clasificación y las nomenclaturas que nos heredó Linneo para desarrollar nuestras actividades diarias, aun cuando muchas veces no lo hacemos de manera conciente. Por ejemplo, hoy sabemos que el cilantro y el perejil son muy parecidos, pero huelen diferente, saben diferente, y tienen hojas con formas diferentes, y por lo tanto les damos usos diferentes: usamos cilantro cuando vamos a preparar guacamole, y perejil para preparar arroz. La diferenciación entre una planta o un animal y otro pueden ser la diferencia entre la vida y la muerte, por ejemplo con una víbora venenosa coralillo y otra que no lo es, pero que es idéntica y que se le conoce como falsa coralillo.

La utilidad de la clasificación de Linneo llega hasta la definición de los proyectos en los que un gobierno va a gastar sus recursos públicos. Por ejemplo México. Nuestro país tiene uno de los mayores números de plantas y animales en el mundo y que por eso se le considera país megadiverso. Esto significa que tenemos la responsabilidad de proteger a estas especies y su hábitat, para asegurarnos de que sobrevivan. Para hacerlo, es necesario conocer las características particulares de cada una de estas plantas y animales, para entonces identificar sus necesidades específicas y establecer las leyes para su protección.

Quizás es tarea de los científicos generar conocimientos sobre nuestro entorno, la vida. Sus orígenes y sus manifestaciones; pero es responsabilidad nuestra utilizarla de tal forma que nos beneficiemos todos los que compartimos este planeta Tierra, que es nuestra casa.

Sabias que?

Puedes visitar la exposición "El legado de Linneo, Tradición y actualidad en Sistemática, en la sala de exposiciones del Jardín Botánico del IBUNAM

 EDITORIAL LINNEO.mp3

DESDE EL JARDÍN LINNEO.mp3

GUARDIANES AMBIENTALES LINNEO.mp3

LA VOZ DEL BOSQUE LINNEO.mp3

 


Ver más artículos

Mapa de Sitio |  Contáctanos |  Glosario |  Ligas      

Centro de Información y Comunicación Ambiental de Norte América, A. C.
5659-0509 / 5659-0511 / 5659-6024 / 5659-7657 info@ciceana.org.mx México, D.F.