Inicio :: Historial de articulos ambientales :: Educación Ambiental
 Educación Ambiental

 

Educación Ambiental.
CICEANA
Desde que nacemos y a lo largo de toda nuestra vida vamos aprendiendo a relacionarnos con el mundo y con el prójimo.

Cuando entramos en contacto por primera vez con el agua nos enseñan a decir su nombre, a sentir la textura y su temperatura, a conocer su sabor, a identificarla por su olor. Así vamos aprendiendo a reconocer las cosas del mundo y, poco a poco, aprendemos a usarlas en nuestro beneficio.

En esta relación se determina desde muy temprano en nuestras vidas el valor que le damos a las cosas, a veces porque nos parecen bonitas, a veces porque nos son útiles. También aprendemos las diversas formas como podemos usarlas, y de la combinación de ambas: del valor que les asignamos y de las formas de uso que les damos, depende el cuidado que tendremos hacia ellas.

Así es como en las distintas épocas de la historia, las diferentes culturas del planeta han heredado los conocimientos generación tras generación, hasta que llegamos al modelo de desarrollo que hoy conocemos. En este legado, sin embargo, no todo es positivo, pues hemos ocasionado problemas ambientales muy graves.

Afortunadamente contamos con la tecnología, que nos ha ayudado a superar obstáculos y a resolver algunos problemas del pasado. Sin embargo, para resolver los problemas ambientales que enfrentamos hoy, hace falta ir a sus raíces socioeconómicos, pues la tecnología no nos va a dar todas las respuestas ni todas las soluciones.

El desperdicio del agua y energía, la sobreexplotación de bosques y la contaminación, son problemas relacionados con nuestro comportamiento, con cómo usamos y cómo cuidamos nuestros recursos. Las creencias y actitudes que nos constituyen como personas determinan este comportamiento, que derivan, a su vez, de la ética. Nuestro problema fundamental es que la ética contemporánea no logra que el ser humano se vincule con su entorno natural de una manera armónica y con respeto, comprendiendo la interrelación que existe entre todos los seres animados e inanimados del planeta.

Para resolver los problemas de contaminación, sobreexplotación de recursos, extinción de especies, tenemos que procurar que desde esa primera vez que tocamos algo, ya sea el agua o un árbol, haya detrás una ética global que nos ayude a aprender a valorar y cuidar nuestro planeta de una nueva forma. La educación ambiental tiene ese propósito: el de ayudar a que todas las personas, desde que son pequeños hasta que son adultos mayores, puedan desaprender lo que es dañino para la naturaleza y la vida, y que adquieran nuevos conocimientos, para que vayan cambiando su comportamiento hasta lograr tener una sociedad sustentable.

La regeneración de la vida está en manos de todos, desde los que apenas nacieron, hasta de los que ya se despiden. Por eso hay que aprender cosas nuevas y positivas con un sentido de comunidad y pertenencia a este planeta Tierra, que tanto necesitamos para vivir. La educación ambiental que CICEANA te ofrece, pone al alcance de todos una oportunidad para cambiar tu vida y sumarte a esta nueva forma de relacionarnos con el entorno.

 

Sabias qué?

Fue en la decada de 1960 cuando se empezó a hablar de la educación ambiental y en México el interes y preocupación por los problemas ambientales nació hasta la decada de 1980.


Ver más artículos

Mapa de Sitio |  Contáctanos |  Glosario |  Ligas      

Centro de Información y Comunicación Ambiental de Norte América, A. C.
5659-0509 / 5659-0511 / 5659-6024 / 5659-7657 info@ciceana.org.mx México, D.F.