Inicio :: Historial de articulos ambientales :: El consumo de insectos como respuesta a las carencias alimenticias en Mexico
 El consumo de insectos como respuesta a las carencias alimenticias en Mexico


 

El consumo de insectos como respuesta a las carencias alimenticias en México
CICEANA/IBUNAM
 

Dentro de las carencias del pueblo mexicano en lo que se refiere a la alimentación se encuentra una marcada deficiencia en cuanto al aporte calórico en la dieta.

Los seres vivos requieren del abastecimiento continuo de energía, la cual está contenida en los alimentos que se ingieren, sobre todo en las grasas, carbohidratos y en algunas proteínas cuando se usan como combustible.

Puede concluirse que la necesidad nutricia más importante después del oxígeno y del agua, es la energética, que es, además, la primera señal para la saciedad. Algunos investigadores han dividido al país en regiones geoeconómicas de acuerdo al tipo de nutrición persistente, catalogándolo por zonas con nutrición muy mala, mala, regular y buena, cuya ingesta calórica es de 1893, 2064, 2124 y 2330 calorías por día respectivamente. En ese estudio, 15 estados de la República Mexicana fueron los catalogados con nutrición mala y muy mala. Este desequilibrio en la dieta impide un buen desarrollo físico y mental de los individuos.

 

Los grupos marginados en este país consumen dietas basadas exclusivamente en el maíz, el frijol y en algunas verduras. El patrón dietético para esta población, predominantemente rural y que representa alrededor de un 30% de los mexicanos, es monótono, pobre en grasas y causante de deficiencias nutrimentales generalizadas, particularmente de energía y en menor grado de proteínas, hierro, vitamina A y riboflavina, por lo que ese porcentaje anterior ha permitido concluir que esa población tiene una dieta inadecuada y una nutrición precaria. Lo mismo acontece con la población proletaria constituida por el 50% de los mexicanos, distribuidos en el medio urbano y parte del medio rural, en donde también es escasa la ingesta de grasas y aceites.

 

Durante la investigación realizada, se ha demostrado que los insectos forman parte de la dieta cotidiana de muchos mexicanos, constituyendo un renglón importante de su alimentación.

 

Al comparar la cantidad de calorías que se ingieren en México, se observa que en una dieta buena se ingieren 2 330 calorías, lo cual indica que se requerirían para cubrirlas, tan solo con insectos comestibles, 229 g de mariposa (Phasus triangularis), 340 g de Polistes instabilis, 343 g de mariposa (Phasus sp)., 356 g de escarabajo (Arhopalus sp)., 363 g de escarabajo (Chalcophara sp)., y 367 g de mariposa (Phasus trajesa) para satisfacer los requerimientos energéticos recomendados diarios (energía fundamental para respirar, caminar, pensar).

 

Esta riqueza energética, aunada a la cantidad y la calidad de las proteínas que los insectos comestibles poseen, podría contribuir de una manera substancial al mejoramiento de las dietas deficientes imperantes en algunas partes de la República Mexicana como es el caso de los estados de Yucatán, Guerrero y Oaxaca

 

¿Sabías que?

 

El orden de calorías que posee un kilogramo de insectos oscila por lo general entre las 3 000 y  6 000. Si se compara con la carne de res (4 150 kcal/ 1000 g) se observa que el consumo de insectos tiene mayor porcentaje de proteínas, con respecto a la carne de res.

 

 


Ver más artículos

Mapa de Sitio |  Contáctanos |  Glosario |  Ligas      

Centro de Información y Comunicación Ambiental de Norte América, A. C.
5659-0509 / 5659-0511 / 5659-6024 / 5659-7657 info@ciceana.org.mx México, D.F.