Inicio :: Historial de articulos ambientales :: Día Mundial del no uso de plaguicidas
 Día Mundial del no uso de plaguicidas

Día Mundial del no uso de plaguicidas
CICEANA
 
En un mundo donde existe un constante crecimiento demográfico y un suelo que no siempre es el más idóneo para cultivar,

la ciencia y el desarrollo de tecnología son campos importantes para encontrar nuevas propuestas en la agricultura.Sin embargo, no todas las alternativas son buenas soluciones.

El 3 de diciembre de 1984 la empresa de plaguicidas Union Carbide India, localizada en Bophal, tuvo un derrame de 26 toneladas de una sustancia altamente tóxica, precursor de un agroquímico. Esto causó la muerte de miles personas y la intoxicación prolongada de otros cientos de miles de víctimas más. Estas personas sufren actualmente de diversas enfermedades crónicas, defectos de nacimiento y cáncer. Este incidente es el mayor desastre de la industria química y por el cual se promulgó el 3 de diciembre como el Día Mundial del no uso de plaguicidas.

Los plaguicidas se inventaron para controlar plagas, tanto animales como vegetales, así como aquellos que son vectores de enfermedades. Pero al enfrentar el problema de las plagas hay dos puntos centrales que debemos considerar. Uno es el de la salud, tanto de las personas como de las especies que cultivamos y el entorno donde lo hacemos. Debemos recordar que los fertilizantes y plaguicidas que utilizamos en los campos de cultivo en ocasiones los traspasamos a los seres que consumen lo cultivado y al ecosistema donde están los campos y esto afecta su salud.

El otro punto importante que no debemos olvidar para tratar las plagas es el hecho de que en la naturaleza no hay desperdicios ni errores, sino que todo obedece a procesos en que las especies y los elementos se relacionan unos con otros de manera lógica, simbiótica o parasitaria. Estas relaciones forman un complejo sistema que tiene varios mecanismos de autoregulación, lo que permite que el ecosistema se mantenga en equilibrio y por lo tanto pueda conservarse la vida. La forma tradicional de cultivo irrumpe con estas relaciones, y las altera al cortar los flujos de energía que hay de una especie a otra, e imponer el crecimiento de una especie en un entorno que no es el indicado. El resultado son plantas débiles que requieren de fertilizantes para compensar la falta de nutrientes que existe en los suelos naturales, y de plaguicidas, para combatir la proliferación de especies que antes tenían controles naturales a través de sus depredadores.

Clarear los bosques, selvas o praderas para imponer un cultivo implica alterar la cadena alimenticia, y por lo tanto permitir que algunas especies se multipliquen hasta convertirse en plaga. También significa que alteramos el flujo de nutrientes, por lo que las especies y los ecosistemas se debilitan y aumenta su vulnerabilidad frente a virus, bacterias, hongos e insectos.

La mejor forma de enfrentar la gran demanda de alimentos que existe en un mundo sobrepoblado como el nuestro es, primero, cambiando nuestra mentalidad para entonces actuar de una manera más acorde a los principios y leyes de la naturaleza. En ella están todas las respuestas que necesitamos para enfrentar los problemas que nos aquejan, y si aprendemos a vivir en armonía, con modelos sustentables, entonces tendremos menos necesidad de usar paliativos para los problemas que nosotros mismos creamos. Aunque algunos insectos parezcan ser una plaga, quizás en realidad son un mecanismo que regula la proliferación de otros organismos más dañinos, y que, a la larga, nos mantienen con vida.

 

Sabias que?

De 90 plaguicidas que han sido cancelados o restringidos en los Estados Unidos ,30 se usan en México


Ver más artículos

Mapa de Sitio |  Contáctanos |  Glosario |  Ligas      

Centro de Información y Comunicación Ambiental de Norte América, A. C.
5659-0509 / 5659-0511 / 5659-6024 / 5659-7657 info@ciceana.org.mx México, D.F.