Inicio :: Historial de articulos ambientales :: Humedales incomprendidos
 Humedales incomprendidos

Foto: Sagan gea

Los humedales: bellos y útiles, pero incomprendidos
CICEANA/IBUNAM
Cuando se mencionan las palabras: humedal, lago, laguna, río, entre otros cuerpos de agua, la imagen que viene a la mente de muchas personas es la de lugares desolados, con insectos desagradables (en particular mosquitos), y con enfermedades contagiosas como malaria, dengue o paludismo.

Se piensa que lo mejor es eliminar “esos” lugares para convertirlos en terrenos “útiles” para la agricultura o alguna actividad económica o adecuada a intereses antropocéntricos. Sin embargo, se pasa por alto que una gran cantidad de asentamientos humanos, de considerable importancia, se ubican en los valles fluviales y sus llanuras inundables tales como México D.F., El Cairo, Londres, París, Ottawa, entre otros. Esto, refleja la función clave que el agua y los humedales han tenido y tienen, para la vida humana.

 Se debe tomar conciencia sobre las valiosas funciones que los humedales naturales tienen, tanto para el entorno como para el ser humano: mitigan inundaciones, recargan acuíferos y retienen agentes contaminantes; asimismo, aportan productos, como pescado, leña, madera, sedimentos con nutrientes para la agricultura, entre otros.

 

Los humedales proporcionan importantes servicios, entre ellos, la protección de costas, la protección contra las inundaciones y la purificación del agua. Por supuesto, existen mecanismos tecnológicos para realizar estas funciones, pero estudios científicos han demostrado que los humedales naturales son más efectivos y económicos.

 

Por otra parte, puede  ser que algún humedal contribuya a crear efectos negativos desde el punto de vista humano como el incremento del peligro de inundaciones, por ello, no se puede dejar a un lado el estudio de los humedales ni cuantificar sus funciones, antes de proceder a su valoración y tomar decisiones sobre su manejo.

 

Los humedales no son estáticos y sin cambio; son sistemas dinámicos que cambian sin cesar como resultado de factores como la acumulación de sedimentos o materia orgánica, las sequías, o el aumento del nivel del mar (en el caso de los costeros). Muchos humedales no son mas que componentes temporales del paisaje y, por ende, es de prever que cambien y acaben por desaparecer al mismo tiempo que se forman humedales en otros sitios.

 

La actividad directa e indirecta del ser humano ha modificado de manera muy importante el porcentaje de transformación de estos ecosistemas. De algún modo, se han creado nuevos humedales artificiales construyendo embalses, canales y zonas de almacenamiento para casos de inundación. Pero, a pesar de esto, se han destruido muchos más de los que se han creado, afectando asimismo, muchas veces de manera irreversible, la biodiversidad que es inmersa a estos ecosistemas.

 

¿Sabías que?

 

Los humedales figuran entre los ecosistemas más productivos del planeta. Dadas las funciones que desempeñan en los ciclos hidrológicos y químicos, así como las extensas cadenas alimentarias y la rica diversidad biológica que mantienen, se ha dicho que son los “riñones” del medio natural y supermercados biológicos. A pesar de esto, muchos humedales han sido tratados como tierras inservibles o insalubres y, en consecuencia, han sido desecados o se han degradado por otras causas.

 

 

 

 


Ver más artículos

Mapa de Sitio |  Contáctanos |  Glosario |  Ligas      

Centro de Información y Comunicación Ambiental de Norte América, A. C.
5659-0509 / 5659-0511 / 5659-6024 / 5659-7657 info@ciceana.org.mx México, D.F.