Inicio :: Historial de articulos ambientales :: Crisis de alimentos
 Crisis de alimentos

DANIEL BUSTOS

Crisis de Alimentos
 
En los últimos años, la crisis de alimentos ha sido una constante en las conversaciones, en los periódicos, en la radio, las noticias e inclusive ha sido ya un tema de discusión en los gobiernos y las organizaciones mundiales. Han surgido comisiones y proyectos en varios países para hacer frente a esta crisis. Inicialmente, hay que preguntarnos a qué se refiere esta crisis: ¿es acerca de la escasez de alimentos, la dificultad de producirlos, de distribuirlos, el precio de producción, de distribución? ¿O es que se trata de que no existen plantíos suficientes como para abastecer la creciente demanda de la población del mundo?
 
Increíblemente, la mayoría de la población no está consciente de lo que la crisis de alimentos representa. Es un poco paradójico el nombre. Analizándolo, crisis significa escasez y carestía. Pero realmente no hay escasez ni carestía. O no hay escasez ni carestía en cuanto a la cantidad producida contra la cantidad demandada. Según datos de la FAO, la producción de alimentos por persona alcanza los 2.8 kg por persona. En cambio, el consumo, sorprendentemente, es de apenas 1.72 kg por persona. Esto significa que sobra más de un kilo de comida al año por persona sin consumirse. Obviamente, esto nos lleva a pensar que la crisis de alimentos no existe cómo tal. En países como México, es muy poca la población que realmente padece de una insuficiencia de alimentos en comparación con otros países africanos como Malawi o Etiopía. Donde realmente radica la crisis es en la repartición de los alimentos, es un grave problema que deja a muchas personas sin alimento. Por ejemplo, en India creció la necesidad mínima de energía per cápita en un 0.2 %mientras que el suministro de ésta disminuyó en un 0.1 % (Gráfica 1). Con esta información podemos concluir que hay ciertos países que tienen problemas de escasez de alimentos pero realmente no se puede hablar de una crisis a nivel global.
 
Gráfica 1
 
 
La economía en los alimentos
 
La crisis de alimentos ha sido un problema reciente, pero probablemente haya agudizado en 2007 cuando diversos factores empezaron a afectar la producción y mayormente el consumo de alimentos en el mundo. En las Filipinas, por ejemplo, hay un grave problema por la escalada de los precios del arroz, principal alimento en esas islas. La inflación ha alcanzado niveles del 9 % y los salarios son insuficientes para hacer frente a este problema. Otro país que presenta estos problemas de inflación es Zimbabwe, que con su inflación de 231millones por ciento en unos días del 2008 y estimada que puede llegar hasta 516 quintillones por ciento (¡1030!). Con esto es evidente que la población que tenga su dinero en dólares zimbabuenses cada vez pierde más dinero a pesar de que están trabajando. Esto es gravísimo y sucede en muchos países de África y causa un problema de alimentación enorme. Es inimaginable pensar que en menos de un día el dinero con el que se cuenta pierda tres ceros de valor en el mercado. Esto deja a las familias desprotegidas ante la situación y se ven completamente imposibilitadas a comprar productos de primera necesidad en su país.
 
Los precios elevados de los alimentos han afectado a muchísima gente por el mundo, y no es para menos. Según la FAO, el aumento de personas con hambre crónica alcanzó los 75 millones de personas en 2007 para un total de 923 millones, muy por encima de las estimaciones que la ONU y la FAO habían planteado alrededor de 848 millones. Para este 2009, las cifras probablemente ya hayan alcanzado los mil millones de personas en todo el mundo. La región que más sufrió con estas cifras fue Asia y el Pacífico, que alcanzó casi 41 millones de personas en el 2007.
 
Las causas de esta escalada en los precios se puede deber a muchos factores, entre ellos la existencia de reservas y la volatilidad de los mercados, las caídas en la producción, los precios de los combustibles, la producción de biocombustibles, la creciente demanda de consumo, las políticas comerciales y los mercados financieros.
 
Los principales productores de cereales del mundo (EEUU, China, EU e India) han experimentado cambios en sus políticas agrícolas en los últimos años. La relación entre las reservas mundiales y su utilización se estima en un 19.4 %, la más baja en las últimas tres décadas. La incertidumbre que esto genera ha causado una volatilidad en el mercado de los alimentos y ha causado que los precios de los cereales suba estruendosamente.
 
Otro dato que se proporciona es que los fenómenos climáticos han causado un descenso en la producción de alrededor 5 % en el 2005 y 2006. A mi parecer, esto no tiene nada que ver, ya que está demostrado que él número de fenómenos, como las inundaciones, ocurridos desde el fenómeno del niño no ha variado. Aún así, la baja en la producción de los cereales ha contribuido para la baja en las reservas y provocado lo que se menciona en el punto anterior.
 
Los precios de los combustibles ha influido muchísimo en la escalada de los precios de los alimentos; los precios del petróleo están directamente relacionados con los precios de los fertilizantes, debido al uso de combustible para su producción. DE 2005-2007, los precios de los fertilizantes se han triplicado y los costos de transporte se han duplicado. Esto da como resultado un alza en los precios de los alimentos, ya que el impacto que causa en los pequeños productores es altísimo, considerando el alza estrepitosa en sus precios de producción.
 
En 2007-2008, la demanda de cereales destinados a la producción de biocombustibles alcanzará 100 millones de toneladas (un 4.7 % de la producción total). Esta creciente demanda influye en un alza de los precios de los cereales y, por lo tanto, afecta a los alimentos. Los biocombustibles son muy necesarios para la supervivencia de la especie humana en un futuro, pero hay que entender que no se puede sacrificar la alimentación de la humanidad para este fin, sobre todo cuando hay muchas maneras alternas de producir biocombustibles sin la necesidad de alterar el consumo de los alimentos. Un problema muy grande de esto es las políticas que los gobiernos de países productores han adoptado. No está suficientemente presupuestada la investigación en este rubro y las familias pobres son las que más han tenido que pagar por los errores de otros. Considerando la gran cantidad de tecnologías que se están desarrollando para la sustitución de cereales como el maíz, el aceite de palma, el azúcar o la yuca es hora ya que se empiecen a emplear a fondo estas tecnologías y se implementen a nivel industrial para, inclusive, matar dos pájaros de un tiro: deshacerse de la basura orgánica producida por los cereales y mantener las reservas de estos destinadas a la alimentación, su uso primordial.
 
Un gran punto que ha desarrollado esta crisis de alimentos han sido las economías emergentes como la de China y de la India ya que el poder adquisitivo de su población ha crecido muchísimo, por lo tanto su demanda de alimentos. El problema radica en que la urbanización de estos países ha afectado a la producción de cereales, ya que su demanda ahora ha cambiado. Esto conlleva a un cambio en las políticas agrícolas de estos países y ya que no han sido adecuados los cambios, nos da como resultado un círculo vicioso que va en detrimento de la producción y el alza en los precios.
 
La oferta de alimentos se ha visto drásticamente reducida por las políticas de algunos gobiernos de restringir las exportaciones de sus países. Esto ha causado desconfianza en los mercados y por lo tanto, como ya tanto hemos escuchado, ha causado escasez y provoca el aumento de los precios. La especulación de las grandes empresas ha causado también mucha desconfianza. Además, el problema es que estas grandes especuladoras cuentan con una liquidez muy sólida y fue uno de los más grandes problemas que se vio envuelto en el desarrollo de la crisis económica mundial. Es necesario que los mercados y el gobierno pongan algunas restricciones para evitar este tipo de especulaciones que sólo afectan a los más desprotegidos y benefician sólo a un sector muy privilegiado de la población.
A pesar de que la producción en el 2008 subió alrededor de 3 %, los precios en los alimentos siguen siendo muy altos para la población en general. No se puede hablar realmente de una escasez en la producción ya que se ha demostrado que la producción rebasa el consumo. La palabra correcta no es crisis, es inseguridad. Esta inseguridad ha sido causada por grandes empresas y gobiernos por avaricia o incompetencia, en el caso del gobierno. Es menester que en los próximos años, los gobiernos y organizaciones como la ONU y la FAO adopten medidas más severas a estas empresas y además que creen fondos para incentivar la agricultura. La inseguridad de los alimentos está en nuestras manos, nosotros decidimos el rumbo.
 
Bibliografía
Estadísticas tomadas de FAOSTAT en
 
 
 Publicación FAO
World Food Insecurity 2008

Ver más artículos

Mapa de Sitio |  Contáctanos |  Glosario |  Ligas      

Centro de Información y Comunicación Ambiental de Norte América, A. C.
5659-0509 / 5659-0511 / 5659-6024 / 5659-7657 info@ciceana.org.mx México, D.F.